Monday, 19 June 2006

Quince megas de fama

La democratización de la información, los mp3, el myspace, etc. Todo eso está muy bien, obviamente. Ya no hay distinción entre creadores y receptores. Todos creamos cosas, en alguna medida, sea en un blog, en un fotolog, o en un myspace. Emitimos información y tenemos una audiencia (en mi caso, no demasiada!), que nos escucha y conversa con nosotros.

Pero esa explosión de la cultura DIY no implica la desaparición de la figura de los prescriptores. Es la función que tienen nuevas figuras como los netlabels. Cualquiera de los artistas de un netlabel podría haber hecho una web y poner los mp3 para descarga. Pero que un netlabel coloque en su web los mp3 de ése y de otros artistas es un acto de prescripción. Yo, como netlabel, te recomiendo que descargues esto, porque creo que merece la pena, y, además, mi criterio es éste, y si te gusta esto, es probable que te guste esto otro. La novedad no es la democratización de la producción de información, sino la democratización de los procesos de prescripción. Los netlabels, los ezines, y otras traducciones a formato digital de figuras que ya existían en el offline desde hace décadas, conservan las propiedades prescriptivas de sus hermanos del mundo real.

Una mezcla de ambas figuras es el ezine Famous For 15Mb. No hay textos ni entrevistas ni nada. Simplemente, una selección de artistas, en video, audio y otros formatos. Cada uno presenta sus obras en un máximo de 15 mb. La gente de FF15mb selecciona cada mes una serie de propuestas entre las que les van llegando. No es un sello, porque no edita obras completas ni promociona nada, ni es un ezine, porque no hay información, noticias o entrevistas, simplemente unos someros datos de cada artista. Es un híbrido bastante original, y que continúa con esa tarea de prescriptor, de editor de toda la marea de propuestas que inundan la red hoy en día.

Friday, 7 April 2006

qué asco

tener que estar aquí metido en una oficina, donde no sólo no estoy haciendo nada, si no que no hay nada que hacer. Bueno, sí que hay alguna cosa, pero no me apetece y no la voy a hacer. Con la de cosas que realmente me apetecen y podría estar haciendo… Pero como dijo Enrique el otro día, la falta de tiempo libre te ayuda a valorarlo.